Calidad y seguridad

Sistema de trazabilidad 

La trazabilidad de los productos que elaboramos, está garantizada al contar un circuito integrado cerrado de empresas propias, totalmente controlado, sin influencia externa, que consta de las siguientes secciones:

Fábricas de piensos propias: nuestros pollos son alimentados únicamente con productos elaborados exclusivamente por nuestras industrias. Disponemos de trazabilidad desde el origen de las materias primas hasta el producto final destinado a nuestras propias granjas de reproducción y engorde.

Granjas de gallinas reproductoras y sala de incubación propias. Nos permite trabajar con la genética más avanzada y en particular con el producto que el cliente demande. Mediante un exhaustivo control sanitario, aseguramos en todo el proceso la calidad microbiológica del producto.

Granjas de engorde propias e integradas; de esta forma garantizamos un correcto manejo y control del desarrollo de nuestras aves en el proceso de engorde. Producimos aves con una proporción óptima de grasa, engordándolos en el periodo de tiempo necesario para conseguirlo.

Matadero industrial propio: en el cual garantizamos una correcta sacrificio y manipulación posterior de las canales y troceados hasta su envasado final. Estos procesos están supervisados por un servicio veterinario oficial y regidos por un estricto sistema de calidad.

Proveedores: La trazabilidad de nuestros productos se extiende a nuestros proveedores de materias primas y servicios para la industria, sobre los cuales se realizan auditorias para certificar sus sistemas productivos y controles a la recepción de sus productos.

Todos estos controles nos garantizan la posibilidad de obtener el “historial” de cualquier producto y poder identificar con agilidad, a través del número de lote impreso en la etiqueta del producto final, todo el proceso de transformación que a sufrido el producto así como procedencia de la granja donde se ha criado y el tratamiento que ha llevado en su proceso de engorde.

Este seguimiento se ha visto facilitado a través de la implantación de un sistema informático en todas las áreas productivas del matadero, especialmente diseñado para sistematizar el seguimiento de toda la información asociada a cada ave que se sacrifica y transforma en nuestras instalaciones.